Tapiceando...

tapiceando nace a partir de la idea de enseñar las labores que realizamos y desarrollamos en nuestro lugar de trabajo, con ganas de compartir lo que aprendemos y aprender de otros, lo que nos hace cada día disfrutarlo aun más, reflejando en cada una de nuestras faenas que nos gusta lo que hacemos y eso hace nos impliquemos en cada nuevo proyecto como si fuese único. El respeto por mantener el origen del mueble es máximo, así, siempre intentamos, salvo peticiones del cliente, guardar la línea que tenía el mueble en su creación, restaurando todo lo que concierne a la tapicería, desde muelles y crin, hasta interiores de almohadones, ya sean plumas, espumas... Nuestro compromiso con ello, nos obliga además, a hacer algunos trabajos de carpintería, tales como encolados, cambios de listones y escuadras, encerados de madera, etc… siempre, sin llegar a ser una restauración completa, pero sí, un adecentado del mueble en un alto nivel. Fabricamos además, armazones para sofás con medidas especiales, a partir de las ideas de nuestros clientes, y adaptando cada labor al entorno donde tenga que permanecer. Así pues, nace tapiceando, con ánimo de compartir parte de nuestro tiempo con los demás, y además, descubrir y descubrirnos ante quienes puedan tener tanta o más curiosidad hacia el mundo del mueble como la que a nosotros nos caracteriza.

domingo, 27 de noviembre de 2011

Butacas muelles 2


Aquí tenemos las butacas, tapizadas en terciopelo, que por lo que parece, es el que llevaban en su origen. Nuestro trabajo, encolar las patas que estaban desencoladas y rehacer todo el asiento, cambiando los muelles y atando de nuevo todo el crin y demás...




...algo que como vemos, necesitaban como agua de Mayo...















                                                                                                                                                                                                                                                       
El tiempo y el abandono en algún rincón descuidado de las butacas, hizo que el crin cogiese mucho polvo, así, dada la alta calidad del crin antiguo, decidimos lavarlo para poder aprovecharlo. Hay quien añade un poco de amoniaco al agua, yo creo que con un par de días en agua ya queda libre de la suciedad que les sobra, salvo excepciones que traigan manchas especiales.

















 Mientras se asea y seca el crin, 
aprovechamos para encolar las piezas y dejarlas secar...




 Ya está todo preparado para empezar con los muelles y el crin...







 ...y ya con las bastas preparadas, colocamos el crin...







 


 ...Hilo de cáñamo, aguja y a coser...







 La clienta, para esta ocasión ha decidido utilizar tachas niqueladas, para no dejar un estilo tan clásico, ya que el lugar que ha decidido para colocarlas es moderno, y la verdad, el brillo del terciopelo con el brillo de las tachas cambia por completo el aspecto de las piezas... un acierto para mi gusto.


 Y aquí está el resultado...




 





   Nota: En los asientos, lo mismo que en los laterales, hemos utilizado también una esponja de 1 cm. y 30 Kg de densidad... olvidamos tomar fotos.


    Hasta pronto!!

5 comentarios:

Renovando dijo...

Que cambio y que bien lo haces y nos lo enseñas a todos .

olé dijo...

Menudo cambio, han quedado nuevas. Gracias por poner el paso a paso ayuda mucho. Un beso.
Paloma.

tapi.tica dijo...

Gracias por los comentarios, Renovando y Paloma... me encanta saber que os han gustado!!!!


Un abrazo!!!

cosas en mis manos dijo...

Han quedado como nuevas, que bonitas.
Un placer visitar este fantastico blog.
Vero

tapi.tica dijo...

Muchas gracias Vero, un placer tener por aquí tambien!!... Bienvenida!


UN saludo y feliz fin de semana.